Cuando escuchamos la palabra domótica es fácil imaginar un hogar en el que, con un par de palmadas, se levantan las persianas y la cafetera se enciende sola, pero esta estampa futurista de la tecnología aplicada al hogar se queda en la anécdota. La realidad de la domótica es mucho más tangible y cercana al bolsillo de todos, y de hecho, un simple adaptador de 35€, nos abre la puerta a un ahorro factura energética a fin de mes.
¿Por qué  mantener el agua caliente las 24 horas del día cuando nos duchamos únicamente por la mañana o al anochecer?
Es aquí donde entran en juego los enchufes programables, un producto muy popular en tiendas como Amazon y con el cual el usuario, a través de una aplicación móvil, puede programar los escenarios de encendido y apagado del dispositivo. cada usuario puede instalar el enchufe conectado en aquellos dispositivos con un elevado nivel de consumo (como puede ser el calentador), o bien en regletas en las que se conectan varios equipos, como el televisor o el equipo de música.
La domótica empieza a estar accesible para todos los usuarios.
fuente: APIEMA